“Aún nos cuidamos con nuestra medicina”

documento_aun_nos_cuidamos_2.jpg

Elaborado por:
Oscar Velasco Hurtado

El despliegue del principio del Buen Vivir (Sumak Kawsay) que se
levanta como práctica y horizonte de salud en los pueblos indígenas andinos y como referencia paradigmática en las sociedades no indígenas, nos indica que estamos en un momento
propicio para abordar la tarea que se propone el Organismo de Salud del Convenio Hipólito Unanue, por encargo de los Ministros de Salud, en el sentido de fortalecer la interculturalidad en salud que desarrollan los países de esta cadena montañosa.

La interculturalidad en salud como estrategia eficaz en cuanto a proveer de servicios de salud a la población indígena acordes con sus características y necesidades, requiere, por una parte del reconocimiento del hasta ahora invisible e inconmensurable universo de lógicas, conocimientos, instituciones, normas y prácticas que conforman los sistemas culturales de salud
de los pueblos indígenas, de los que da cuenta este texto, así como de la adecuación de los servicios de salud institucionales estableciendo mecanismos de diálogo, concertación e interacción entre las dos sistemas; y por otra parte, del desarrollo de la interlocución con los proveedores de la salud indígena para la articulación de los sistemas estatales e indígenas en
función de una mejor salud para los pueblos originarios.

El objetivo que se planteo la Comisión Andina de Salud Intercultural para esta investigación fue realizar un levantamiento de datos con el mayor acercamiento posible, respecto de las particularidades de las prácticas sanitarias de la Medicina Tradicional en las distintas poblaciones
indígenas de los países andinos, el que ha sido cumplido con creces. El autor recaba y comparte en estas páginas antecedentes valiosos de la medicina tradicional indígena andina, conocimientos, simbolismos, materialidades y relaciones intra e ínter sistémicas, que responden a las características culturales y nos brindan respuestas lógicas dentro el contexto andino.

El principio del Buen Vivir, nos indica que no es muy tarde para abordar la tarea que nos hemos propuesto con el Plan Andino de Salud Intercultural, propiciando en los países que los pueblos originarios realicen actividades para resguardar su patrimonio de conocimientos en salud, manteniendo vigente este legado cultural que brinda alternativas y fortalece su identidad.

Los antecedentes aportados en este libro, sobre todo la vitalidad de los sistemas de salud indígenas y/o sus componentes, visibilizan los sujetos y el objeto del reconocimiento y refuerzan los propósitos del enfoque de salud intercultural,
así como los esfuerzos de los Estados en esta materia. De esta manera,nos encontramos en la fase de cumplir los objetivos que señalara la Iniciativa de Salud de los Pueblos Indígenas de las Américas (SAPIA 1993), en cuanto a la necesidad de generar conocimientos e información adecuada mientras se actúa y para el hacer. Dichos conocimientos deberán constituirse en
nuestra propia “carta de navegación” que aporte a la construcción de una política de salud intercultural para los países andinos.

Comisión Andina de Salud Intercultural

Comité Editorial – Comisión Andina de Salud Intercultural:
Margarita Sáez- Ministerio de Salud de Chile
Gina Carrioni – Ministerio de la Protección Social de Colombia
Luis Fernando Calderón – Ministerio de Salud Pública del Ecuador
Oswaldo Salaverry – Ministerio de Salud del Perú
Noly Fernández – Ministerio del Poder Popular para la Salud de Venezuela
Gloria Lagos – ORAS CONHU