Efecto de plaguicidas de origen botánico sobre el áfido Carolinaia cyperi Ainslie

Revista Cubana de Plantas Medicinales - versión On-line ISSN 1028-4796

Rev Cubana Plant Med v.8 n.3 Ciudad de la Habana sep.-dic. 2003

Estación Experimental de Plantas Medicinales “Dr. Juan Tomás Roig”. Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos Efecto de plaguicidas de origen botánico sobre el áfido Carolinaia cyperi Ainslie

MSc. Maria Magdalena Rivera Amita,1 Téc. Caridad Carballo Guerra,2 Téc. Masgloiris Milanés Figueredo,3 Téc. S. Raúl Ramos Gálvez3 e Ing. Rey Alejandro Orama Velazco4 Resumen

La lucha contra las plagas siempre ha sido difícil para el hombre que ha ensayado varios métodos en función de esta tarea, entre ellos, el uso de sustancias naturales. En comparación con los productos sintéticos, estas sustancias naturales son aún poco explotadas. En las condiciones de Cuba la especie Mentha spicata L., perteneciente a las Lameaceas, es afectada principalmente, por el insecto Carolinaia cyperi Ainslie, del orden Homoptera. Para el control del mismo se evaluó el efecto de 2 plaguicidas de origen botánico obtenidos a partir de Nicotiana tabacum L. con Allium sativum L. y el otro a partir del follaje de Melia azederach L. Se realizó un experimento con 2 tratamientos, cada tratamiento se repitió 3 veces e incluyó un testigo. Ambos productos resultaron ser efectivos en el control de este áfido, después de 6 aplicaciones con una frecuencia semanal.

DeCS: CONTROL DE PLAGAS; PLAGAS AGRICOLAS; FACTORES BIOLOGICOS

La revolución verde ha significado un incremento sustancial en los rendimientos de muchos cultivos, sin embargo también ha creado una mayor dependencia de los plaguicidas naturales.

La utilización de plantas para el control de plagas no es nuevo, tal vez, tiene una historia tan larga como el cultivo de las plantas domesticas. En los últimos cincuenta años los productores habían dejado de utilizar productos de origen botánico debido a tecnologías de la revolución verde, que consideró a los insecticidas caseros como instrumento de una producción anticuada y con poco futuro. Pero en los últimos diez años se ha visto un aumento dramático en la producción y uso de los plaguicidas botánicos de acuerdo con los planteamientos de Ayutaminento de Cuautla en el 1er. Fórum Estatal de Agricultura Orgánica en 1998.

Estos plaguicidas tienen mucho de los mismos problemas de los sintéticos ¿por qué promoverlos?. Por razones económicas, su fácil obtención y degradación y porque son menos agresivos dado que su ingrediente activo está compartido por varios tipos de compuestos, al decir de Hernández M. y colaboradores en informe sobre plaguicidas naturales de origen botánico depositado en el Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura tropical Alejandro de Humbold, en 1999.

Elizondo, 1992, planteó que los plaguicidas naturales son de bajo costo y su utilización responde a las necesidades sociales, económicas, culturales y políticas de la población. Para su aplicación se toma en cuenta el conocimiento tradicional de las plantas medicinales; las cuales, además, pueden servir como insecticidas, funguicidas, nematicidas, rodenticidas, entre otras.1

En acuerdo con Elizondo, Fuentes en el 2000 planteó que se pueden utilizar las cualidades de las sustancias componentes de las plantas para proteger los cultivos y asegurar la producción sin riesgo para los productores, consumidores y para el medio ambiente.2

Es conocido que en algunos países se ha mantenido el uso tradicional y con éxito de los plaguicidas naturales tales, como los peritroides que se obtienen a partir de las flores del crisantemo, la nicotina del género nicotiana; los diferentes productos formulados a partir de estructuras moleculares complejas para preparar sus formulaciones, tal es el caso de azadirachtina, que se obtiene a partir del árbol del neem.

La Mentha spicata L. (yerba buena), la cual pertenece a las Lameaceas, es de origen europeo, en Cuba se ha hecho subespontánea en lugares húmedos (patios y bateyes) y se emplea en preparados culinarios, es de gran utilidad en la industria farmacéutica por sus propiedades tónicas, estimulante estomacal, carminativas y antiespasmódicas. Con estos mismos fines se aconseja su uso farmacéutico en forma de droga seca o como extracto fluido para saborizar formulaciones, así como la extracción de su aceite para elaborar tinturas.3

Esta especie se ve seriamente afectada, en las condiciones de Cuba, principalmente por el insecto Carolinaia cyperi Ainslie, áfido del orden Homoptera. Este pulgón en sus estadios ninfales y adulto, succiona la savia en las hojas, los tallos tiernos y las flores con su aparato bucal chupador, si el ataque es intenso se puede localizar en cualquier parte de los órganos aéreos de la planta, provocan deformaciones en las hojas, las que se arrugan, tuercen, abarquillan y llegan a producir agallas en algunos casos. La sintomatología observada coincide con la descrita por el autor alemán Holman J. en 1974.4

A lo antes expuesto se suma que en la obtención de medicamentos de origen natural se han establecido pautas a seguir en el control de la calidad, las cuales constituyen requisitos de obligatorio cumplimiento para la producción de estos tipos de fármacos. 5 Una alternativa a seguir para mantener la calidad de las drogas vegetales y demás productos obtenidos de las plantas medicinales lo constituye el empleo de plaguicidas naturales, dentro de estos la tabaquina y el neem son muy aceptados y utilizados por ser de amplio espectro de acción y muy baratos de obtener.

Como objetivo del presente trabajo, los autores se propusieron probar 2 plaguicidas de origen botánico. Una mezcla de Nicotiana tabacum L. con Allium sativum L. y el otro a partir del follaje de Melia azederach L., para lograr el control de la plaga que más afecta a la yerba buena, en las condiciones de Cuba. Métodos

Se realizó una inspección entomológica al follaje de Mentha spicata L. (yerba buena) la cual se encontraba en las áreas de la Estación Experimental de Plantas Medicinales “Dr. Juan Tomás Roig” en San Antonio de los Baños. Provincia La Habana; plantadas en canteros distribuidas en parcelas con un diseño de bloques al azar y se detectó la presencia de una plaga. Se tomaron muestras del área foliar de la planta donde se encontraban los insectos y se enviaron para el laboratorio provincial de sanidad vegetal provincia La Habana para estudio e identificación de la especie.

Se prepararon extractos acuosos de plantas basados en la bibliografía consultada.1,6

Extracto acuoso de Melia azederach L. (paraíso)

A 86 g del material vegetal seco se le adicionaron 3 L de agua, se pusieron en ebullición 15 min. luego se dejó reposar 17 h, se filtró por gasa y se llevó al volumen de 3L; posteriormente se realizó la aplicación.

Extracto acuoso de Nicotiana tabacum L. (tabaquina) + Allium sativum L. (Ajo)

Se trituraron 43 g de ajo (dientes secos) e igual cantidad de tabaco (hojas secas) y se mezclaron. A la mezcla se le adicionaron 3L de agua, se puso en ebullición 15 min, se dejó reposar 17 h, se filtró por gasa y se llevó al volumen de 3 L; posteriormente se realizó la aplicación.

Las aplicaciones de los extractos acuosos de plantas (pesticidas de origen botánico) tuvieron una frecuencia semanal, se realizó una evaluación previa, las demás se hicieron 48 h después de cada aplicación. En las mismas se realizó el conteo de ejemplares vivos de áfidos, Para el muestreo de cada tratamiento se seleccionaron hojas en 3 estados de desarrollo: hojas jóvenes, hojas formadas y hojas viejas.

El experimento se montó con 2 tratamientos, con 3 réplicas y un testigo cada uno.

Resultados

Las afectaciones más severas se observaron en los ápices y partes terminales más jóvenes de esta planta. El resultado del análisis efectuado en el laboratorio fue el siguiente:

Orden: Homoptera. Familia: Aphididae. Género: Carolinaia. Especie: Carolinaia cyperi Ainslie. Nombre común: Áfidos. Especie hospedante: Mentha spicata L. (yerba buena).

Como se puede observar en la figura, al efectuarse la primera evaluación había un promedio de 90 insectos vivos en las parcelas donde se aplicó paraíso. En la segunda evaluación este valor aumentó hasta 110 y sucesivamente se produjeron aumentos y disminuciones hasta que finalmente, al realizar el sexto y último conteo no se observaron insectos vivos en las parcelas.

Caso similar ocurrió con las parcelas donde se aplicó la mezcla de tabaquina + ajo, pero en este caso el aumento entre las dos primeras evaluaciones fue desde 100 hasta 122 insectos vivos encontrados como promedio en cada parcela. Al realizarse la sexta evaluación estas poblaciones se habían eliminado completamente.

foto_efecto_de_plaguicidas_de_origen_botanico_sobre_el_afido_carolinaia_cyperi_ainslie_0.jpg

Fig. Evaluación de las aplicaciones

Discusión

Al analizar los resultados de la figura, de forma general, entre la primera y la segunda evaluación ocurrió un ligero aumento del número de insectos vivos, lo cual pudo estar dado por la eclosión de los huevos; al realizarse la tercera evaluación se puede observar que se redujo la presencia de los mismos en tanto que en la cuarta evaluación hubo un aumento notable de estos insectos. Este aumento pudo estar influenciado por una migración ya que se reconoce que estos áfidos aparecen en los meses invernales cuando las temperaturas son bajas.

Martínez JV. y otros, plantearon que los plaguicidas vegetales actúan más discretamente que los químicos sintéticos, por lo que muchas veces las plagas no se eliminan a la primera aplicación.6 Los plaguicidas vegetales pierden su efecto pronto, por lo que deben ser aplicados en el momento de su preparación y más frecuentemente que los químicos, su efecto y contenido de los ingredientes activos dependen, entre otros factores, de la especie, época de recolección y variedad de la planta, influencia ambiental (clima, suelo), forma de preparación, extracción y aplicación de estos productos. Estos mismos autores plantearon que aun no se conoce el modo exacto de aplicación de los plaguicidas vegetales.6

Finalmente se puede concluir que los plaguicidas preparados a partir de Melia azederach L. y de la mezcla de Nicotiana tabacum L. y Allium sativum L. ejercieron el control de Carolinaia cyperi Ainslie en Mentha spicata L. después de 6 aplicaciones. Summary

The fight against pests has always been difficult for man, who has tried various methods to this end, such as the use of natural substances. In comparison with the synthetic products, these natural susbstances are still little exploited. Under Cuba’s conditions, the Mentha spicata L. species belonging to the Lamaceas is mainly affected by the Carolinaia cyperi Ainslie insect of the Homoptera order. For its control, it was evaluated the effect of 2 pesticides of botanical origin obtained from Nicotiana tabacum L. with Allium sativum L., and the other from the folliage of Melia azederach L. An experiment was made with 2 treatments. Every treatment was repeated 3 times and included a witness Both products were effective in the control of this aphid after 6 weekly applications.

Subject headings: PEST CONTROL; AGRICULTURAL PESTS; BIOLOGICAL FACTORS. Referencias bibliográficas

Elizondo Esteban C. Insecticidas, funguicidas y nematicidas naturales. San José: Centro Nacional de Acción Pastoral; 1992. 31 p. Fuentes V. Manual de cultivo y conservación de plantas medicinales. Tomo II. Santo Domingo: Editora Centenario S. A; 2000:5-172. Acosta de la Luz L. Proporciónese Salud. Cultive Plantas Medicinales. La Habana: Editorial Científico- Técnica; 1995:12-225. Holman J. Los áfidos de Cuba. La Habana: Instituto Cubano del Libro; 1974. 304 p. OMS. Métodos de Control de Calidad de Plantas Medicinales. Ginebra. WHO/ PHARM; 92.559. Martínez JV, Bernal HY, Cáceres A. Fundamentos de la agrotecnología de cultivo de plantas medicinales iberoamericanas. Santafé de Bogotá: CAB-CYTED; 2000:39-48.

Recibido: 25 de agosto de 2003. Aprobado: 16 de septiembre de 2003. MSc. María Magdalena Amita. Estación Experimental de Plantas Medicinales “Dr. Juan Tomás Roig”. San Antonio de los Baños. Provincia La Habana, Cuba.