Hidratarse es vital en el altiplano

41110_gd.jpgPara lograr una buena hidratación cuando se vive en el altiplano, Alberto Morales, médico y director de la Clínica del Deporte del estadio Hernando Siles, recomienda beber entre tres y cuatro litros de agua al día, además de ingerir bebidas que contengan azúcar natural, la que se convertirá en glucógeno y proporcionará energía al aparato locomotor.

Morales explica que en el altiplano, el cuerpo humano debe mantenerse a 37 grados centígrados y que el esfuerzo que hace el organismo por mantener esa temperatura hace que pierda líquidos y que, por lo tanto, se presente la deshidratación.

Sobre la deshidratación en el altiplano. El galeno afirma que en el altiplano, la gente se deshidrata de distinta forma que en el oriente o en el trópico del país. Por ejemplo, en las mañanas o en las noches, cuando el frío es intenso, el organismo comienza a respirar más rápido, lo que provoca un aliento gélido, y es en ese halo que se pierde líquido. “En vista de que tenemos bajas temperaturas, hay mayor deshidratación. Uno se seca en la misma respiración, sudoración y durante el trabajo muscular que realiza cuando trabaja y camina”, indica Morales.

A*Por* Marcela Ossio Lazcano – La Prensa – 22/05/2012