Aspartame y Cáncer Peligros para la humanidad

1_8.jpg El cáncer es considerado una pandemia debido a la ingesta de aditivos cancerígenos que se encuentran en dulces, chicles, refrescos, postres, jugos, mermeladas, capuchinos, entre otros; además de químicos cancerígenos que están enel aire, agua, cosméticos, y productos de limpieza.

2_4.jpgEntre algunos de los aditivos cancerígenos están los colorantes: amarillo anaranjado S o amarillo ocaso FCE (E-110), rojo 2G (E-128), azul patente V (E-130), azul de antroquinona (E-131), rojo artificial (E-123), ponceau 6R o rojo oscuro artificial (E-126), ácido benzoico (E-210), benzoato de sodio (E-211), etil p-hidroxibenzoato (E-214), etil p-hidroxibenzoato de sodio (E-215), propil p-hidroxibenzoato (E-216), propil p-hidroxibenzoato de sodio (E-217), derivado sódico del ester propílico del ácido p-hidroxibezoico, metil p-hidroxybenzoato (E-218), metil p-hidroxybenzoato de sodio (E-219), bifenilo, difenilo (E-230), ortofenil fenol (E-231),ortofenil fenol sódico (E-232), examina y hexametilentetramina, nitrito de potasio (E-249, 250 y 251), nitritos y nitratos (E-249 al E-252), propionato sódico (E-281), propionato cálcico (E-282), propionato potásico (E-238), butilhidroxianisol o BHA (E-320), butilhidroxitol o BHT (E-321), etc.; y los edulcorantes: aspartame (E-951), acesulfame K (sucralosa, Splenda), ciclamatos (E-952), sacarina y sus derivados (E-954), dimeticona (E-900), carragenatos (E-407), entre otros.

El Aspartame está formado por el 50% defenilalanina (neurotransmisor regulador), precursor de tirosina a partir de la cual se forman varios neurotransmisores; el 40% de ácido aspártico (neurotransmisor excitador del Sistema Nervioso Central) y precursor de glutamato, y glutamina; el 10% de éster de metilo que se convierte en metanol en el estómago, el cual a su vez se transforma en ácido fórmico (produce acidosis) y éste en formaldehído, dicetopiperazina (cancerígeno) y otros tóxicos.

El Aspartame puede ser causa de Esclerosis Múltiple, Lupus Eritematoso Sistémico y Esclerodermia. El ácido aspártico y la fenilalanina al ser neurotóxicos producen ira y violencia. Otros síntomas reportados y asociados a la ingesta de Aspartame son: cefalea, mareos, cambios en el humor, náusea, vómito, dolor abdominal, calambres, cambios en la visión, diarrea, crisis convulsivas, pérdida de la memoria, otros síntomas neurológicos, insomnio, urticaria, cambios en el ritmo cardiaco, prurito, parestesias, tumefacción local, cambios en el nivel de actividad, dificultad para respirar, cambios en la sensibilidad oral, cambios en el patrón menstrual, etc. Los alimentos “Light” que reportan mayor número de síntomas son: bebidas dietéticas, edulcorante de mesa, gelatinas y postres dietéticos, limonadas, polvo para preparar bebida “kool-aid”, té helado, goma de mascar, chocolate, congelados, cereal, sustitutos de azúcar, mentas para aliento, ponche de frutas, bebidas sabor a frutas, aderezos, vitaminas masticables, fruta cristalizada, entre otros.

La Splenda, o sucralosa (edulcorante, acesulfame K), contiene el cloruro de metileno, el cual es cancerígeno y ocasiona trastornos como: dolores de cabeza, depresión, náusea, confusión mental, alteraciones del hígado y del riñón, disturbios visuales, y cáncer en seres humanos. La Coca LIGHT tiene: Acesulfame K (16mg/%) y Aspartame (24mg/%); en total 40 mg/100% de bebida.

La Coca ZERO tiene: Ciclamato de Sodio (27mg%), Acesulfame K (15mg%) y Aspartame (12 mg%) haciéndola más dulce que la otra (en total 54 mg/100% de bebida). El edulcorante, Ciclamato de Sodio está prohibido por la FDA, Organismo máximo de control de alimentos y drogas de los EEUU de América, debido a su alto riesgo de producir tumores malignos. El Cloro también es un cancerígeno comprobado científicamente.

La Dra. Cristina M. Villanueva descubrió que las sustancias químicas usadas para desinfectar el agua, como el cloro, pueden producir subproductos productores de cáncer, como los trihalometanos (THM), son subproductos del cloro, que pueden ingresar al organismo a través de la piel o por inhalación pasando a los pulmones, tienen un gran efecto cancerígeno, pues no pasan por el hígado para su destoxificación.

El estudio comparó a 1,219 voluntarios con cáncer de vejiga con otros 1,271 libres de la enfermedad. Todos fueron entrevistados sobre sus costumbres de exposición al agua con cloro a través del agua potable o de las albercas. También se analizaron los niveles de THM en el agua de todos los municipios participantes en el estudio. Los expertos encontraron que las personas que vivían en casas con un nivel promedio de 49 mcg/litro de THM, tenían el doble de riesgo de desarrollar cáncer de vejiga que los que recibían agua con una concentración de 8 mcg/litro de cloro. Un 35% de las personas que bebieron agua con cloro presentaron mayor riesgo de desarrollar cáncer de vejiga que aquellos que no la bebieron.

El uso de agua clorada en las albercas elevó el riesgo a 57%. Conclusión: se ha comprobado que el cloro está relacionado con el cáncer de estómago, hígado, vejiga, colon, recto, senos y laringe. Se sabe que 7 de cada 10 estadounidenses beben agua clorinada, y por lo tanto corren el doble de riesgo de sufrir cáncer de estómago; esto fue constatado en 40,000 personas en un año.

Publicado por admin en Jueves, julio 28, 2011, 10:16

Este tema fue publicado en: Editorial principal Política y otras hierbasSalud y Comentarios

3_4.jpg

4_2.jpg

Editado por: Dr.Juan Manuel Portugal Bayer

Bioenergético Fito – Hidroterapeuta

Imagen de Dr. Juan Manuel Portugal Bayer

Dr. Juan Manuel Portugal Bayer ()