Alteños acuden a naturistas

La medicina tradicional se convirtió en una buena alternativa para los trabajadores informales de El Alto, quienes sufren de alguna dolencia y no gozan de un seguro de salud. Argumentan que acuden a este servicio por su bajo costo.

No cuentan con cobertura médica. La mayor parte de la población alteña no tiene acceso a un seguro de salud, debido a que se dedica a la actividad económica informal, es decir que no hay una empresa o un empleador que esté obligado a ofrecerle este servicio, que tampoco es contratado por ella o sus gremios.

Debido a esta situación, en caso de requerir de algún tipo de atención médica, los ciudadanos deben ir a centros de salud particulares, aunque un estudio comprobó que la mayoría de los adultos varones prefiere visitar a personas dedicadas a ofrecer servicios de medicina natural.

Tratamientos baratos. Rosario Apaza, dedicada a este negocio, señala que la mayoría de los pacientes que llegan a su pequeño consultorio es de escasos recursos económicos. “La gente que viene aquí no tiene los recursos económicos que le permitan ir a un centro médico, por lo que le ofrecemos la alternativa de la medicina natural. Además de tener costos bajos, los resultados son más rápidos y comprobados. Y no se requiere de tanta medicación”, sostiene.

Sobre las dolencias más frecuentes, asegura que sus pacientes llegan con luxaciones y fracturas, pero que éstas sólo las atiende previa verificación de una radiografía. “La gente tiene confianza en nuestro trabajo y eso nos obliga a ser responsables. Cuando la fractura requiere intervención quirúrgica, le aconsejamos que vaya a un centro de salud.Nosotros aplicamos cataplasmas y cremas que elaboramos con hierbas”.

Por Redaccion central - La Prensa - 3/07/2012