Hemorragias son la primera causa de mortalidad materna en Bolivia

Tal el reporte que dio ayer el representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) en Bolivia, Jaime Nadal, quien advirtió que las gestantes que viven en el área rural tienen cuatro veces más probabilidades de morir que las que habitan las ciudades.

“En Bolivia cada año mueren más de 600 mujeres por complicaciones en el parto y posparto. Las principales causas de la muerte materna son hemorragia, en 33%; infecciones, 17%; aborto, 9%; hipertensión, 5%, y parto prolongado, 2%”, especificó sobre los indicadores más relevantes

El técnico del Ministerio de Salud Renato Yucra destacó que la mortalidad materna disminuyó de 1986 (cuando se reportaban 416 decesos por cada 100 mil nacidos vivos), a 2003 (229 por cada 100 mil nacidos vivos). Sin embargo, consideró “poco probable llegar a la meta (fijada para 2015, de 104 por cada 100 mil nacidos vivos) debido a que 80% de las muertes de madres ocurre durante el parto y posparto y a que 53% se atiende en domicilios y 37% en los servicios”, dijo.

Conmemorando el Día Mundial de la Población, el Ministerio de Salud expuso ayer el Plan de Acción Inmediata para mejorar la salud materna, perinatal y neonatal en Bolivia, cuyo objetivo es reducir en dos terceras partes la mortalidad de niños y, en tres cuartas partes, la mortalidad materna, con una inversión de $us 3 millones.

En cuanto a la mortalidad infantil, Nadal detalló que Bolivia registra 36 muertes por cada 100 mil nacidos vivos; la tasa de mortalidad neonatal es de 27 por 1.000 nacidos vivos, lo que significa que alrededor de 7.000 niños no llegan a cumplir el mes de vida. “Entre las principales causas de muerte están: las infecciones en 32%, prematurez 30% y asfixia en 22%”, dijo.

Estrategia. Para disminuir estos índices, el director general de Servicios de Salud del Ministerio de Salud, Johnny Vedia, informó que, “en coordinación con la cooperación internacional, el ministerio identificó cinco líneas estratégicas que nos permitirán, a corto plazo, reducir la mortalidad materno-infantil y cumplir con las metas del milenio, asumidas a nivel internacional”.

Fuente: La Razón / Wilma Pérez / La Paz, 11 de julio de 2012