El abuso de la pastilla del día después es dañino para la salud

La píldora del día después o del día siguiente es la denominación para un grupo reducido de anticonceptivos de emergencia femeninos orales. Estos medicamentos se utilizan para prevenir los embarazos no deseados, desde las primeras horas y hasta los tres a cinco días (72 a 120 horas) después de haber tenido relaciones sexuales sin protección.

El uso correcto de la píldora de emergencia es cuando ha fallado algún método anticonceptivo y se tuvo un acto sexual en una fecha donde posiblemente pudiera existir la fecundación. Sin embargo, ”hoy las adolescentes consumen la píldora del día siguiente de manera excesiva. Se tiene que utilizar solo cuando hay una situación de emergencia”, advirtieron los especialistas consultados.

Cómo funciona. Esta píldora tiene la función de detener la liberación del óvulo lo cual impide la fecundación entendida como la unión del óvulo y el espermatozoide. Produce cambios en el moco cervical para evitar el ascenso de los espermatozoides (lo hace impenetrable) e impide la implantación del óvulo fecundado. Sin embargo, si se ha dado la unión del espermatozoide y el óvulo con anterioridad no interfiere con el embarazo, por ende al contener una alta dosis de hormonas, lo que puede ocasionar son alteraciones en el proceso como los incómodos sangrados, por ejemplo.

Sobre el abuso o uso excesivo. Su uso constante como método anticonceptivo puede generar severos casos de trastornos hormonales en las mujeres. Además, también puede causar obesidad, afecta del 15 al 20% de todas las pacientes que la usan. Su uso excesivo puede ocasionar que se lleguen a formar quistes en los ovarios (por ovulaciones que quedaron detenidas) además de que haya retención de líquido. “Puede alterar el sistema hormonal de la mujer haciendo que ponga en riesgo su funcionamiento normal y por lo tanto la fertilidad”. El médico José Luis Vargas señala que en el Centro de Salud Sexual y Reproductiva, del que es gerente regional, lo que se hace es ofrecerles un ciclo permanente y no se vuelva a repetir el caso de “emergencia”.

Acerca del autor: María José Ferrel Solar

e-mail: eldia [at] edadsa [dot] com [dot] bo

Fuente: El Día / María José Ferrel Solar / Santa Cruz, 12 de Julio, 2012