Diálogo horizontal y transparente, para evitar embarazos en adolescentes

La Paz, octubre 3 (GAIA Noticias)

embarazo_no_deseados.jpgLa viceministra de igualdad de oportunidades Karina Marconi, indicó que para que exista una verdadera lucha para afrontar problemáticas actuales como la de embarazos en adolescentes, se debe trabajar de manera conjunta entre gobierno, entidades implicadas y organizaciones juveniles, además el trabajo específicamente de adolescentes y padres de familia.

Marconi indicó que la salud sexual y reproductiva es parte del vivir bien a partir de la Constitución Política del Estado, que se encuentra enmarcada en el ejercicio pleno de derechos sexuales y derechos reproductivos que se deben cumplir desde el Estado, la sociedad y entidades autónomas de acuerdo a un conjunto de acciones donde es fundamental la comprensión integral de la situación realizando esfuerzos en conjunto.

Se debe entender que muchas veces los adolescentes no confían en sus padres, para esto se deben establecer la importancia del diálogo horizontal, transparente dejando de lado el tema tabú respecto a la sexualidad, porque en vez de ayudar a que los hijos tomen una decisión responsable se obstaculiza y genera barreras que muchas veces empuja a que el adolescente confie más en su pareja compartiendo experiencias, curiosidades sin medir las consecuencias, destacó.

Marconi advirtió que se debe trabajar en los colegios con los adolescentes conjuntamente con sus padres para conseguir y consensuar respuestas estructurales de la mano de normativas.

En ese sentido señalo que “el viceministerio de igualdad de oportunidades llevará adelante acciones que se están coordinando con estrecha relación con algunas organizaciones juveniles que se articularán dejando intereses particulares para luchar por objetivos comunes, en un principio luchar por la ley de juventudes y aunar específicamente la problemática que afecta a muchas familias y muchos adolescentes”.

También indicó que es importante contribuir con organizaciones para la construcción de la ley de derechos sexuales y reproductivos, porque en esta se encuentran inmersos temas fundamentales que deben ser debatidos, uno de ellos la interrupción del embarazo dentro de las doce semanas de gravidez para tomar decisiones y consensos al respecto, otro punto es el acceso a los métodos de anticoncepción que se debe brindar y las medidas cuando exista violencia sexual.

Datos complementarios. (Organización Mundial de la salud)

Según la Organización Mundial de la salud (OMS) las adolescentes menores de 16 años corren un riesgo de defunción materna cuatro veces más alto que las mujeres de 20 a 30 años, y la tasa de mortalidad de sus neonatos es aproximadamente un 50% superior, según el consultor en salud de los adolescentes James E Rosen, que está cargo de un estudio de investigación del departamento de reducción de los riesgos del embarazo de la OMS. Los expertos en salud convienen en que las adolescentes embarazadas requieren atención física y psicológica especial durante el embarazo, el parto y el puerperio para preservar su propia salud y la de sus bebés.

“El contexto es complicado, porque las cuestiones culturales influyen en el comportamiento sexual”, dice la Dra. Virginia Camacho, del departamento de salud y desarrollo del niño y del adolescente de la OMS.

Se estima que 16 millones de niñas de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años dan a luz cada año, y un 95% de esos nacimientos se producen en países en desarrollo, según el estudio realizado por Rosen. Esto representa el 11% de todos los nacimientos en el mundo. Sin embargo, los promedios mundiales ocultan importantes diferencias regionales. Los partos en adolescentes como porcentaje de todos los partos oscilan entre alrededor del 2% en China y el 18% en América Latina y el Caribe. En todo el mundo, siete países representan por sí solos la mitad de todos los partos en adolescentes: Bangladesh, Brasil, la República Democrática del Congo, Etiopía, la India, Nigeria y los Estados Unidos de América.