Comer demasiados azúcares eleva el riesgo de deterioro cognitivo en los mayores

Las personas de 70 años o más que ingieren alimentos ricos en carbohidratos tienen un riesgo casi cuádruple de desarrollar deterioro cognitivo leve, y el riesgo también parece aumentar con la ingesta de mucha cantidad de azúcar, descubrieron los científicos de la prestigiosa Clínica Mayo.

(www.neomundo.com.ar / Clinica Mayo)

azucar_2.jpgLas personas de 70 años o más que ingieren alimentos ricos en carbohidratos tienen un riesgo casi cuádruple de desarrollar deterioro cognitivo leve, y el riesgo también parece aumentar con la ingesta de mucha cantidad de azúcar, descubrieron los científicos de la prestigiosa Clínica Mayo.

Quienes consumen mucha cantidad de proteína y grasa, en comparación con los carbohidratos que ingieren, son menos proclives al deterioro cognitivo, descubrió el estudio.

Los descubrimientos se publicaron en la revista médica Journal of Alzheimer’s Disease.

La investigación destaca la importancia de una alimentación bien balanceada, dice la investigadora principal, Dra. Rosebud Roberts, epidemióloga de la Clínica.

Y agregó: “es importante mantener un equilibrio sano entre proteína, carbohidratos y grasa en la comida, porque cada uno de esos nutrientes desempeña una función importante en el organismo”.

EL ESTUDIO

Los científicos estudiaron a 1230 personas de 70 a 89 años de edad que ofrecieron información sobre su alimentación durante el año anterior. En esa oportunidad, un panel experto de médicos, enfermeras y neuropsicólogos también evaluó su función cognitiva.

De todos los participantes, se solicitó solamente a 940, que básicamente no mostraban signos de deterioro cognitivo, que regresaran para una evaluación de seguimiento de su función cognitiva.

Aproximadamente en el cuarto año del estudio, 200 de los 940 participantes empezaron a mostrar el deterioro cognitivo leve y problemas con la memoria, el lenguaje, el pensamiento y la capacidad de juicio que superaban los cambios normales propios de la vejez.

Las personas que al principio del estudio ingerían la mayor cantidad de carbohidratos tenían una probabilidad 1,9 veces mayor de desarrollar el deterioro cognitivo leve que quienes ingerían la menor cantidad de carbohidratos.

Además, los participantes que ingerían la mayor cantidad de azúcar tenían una probabilidad 1,5 veces mayor de presentar el deterioro cognitivo leve que quienes ingerían la menor cantidad.

Por otro lado, la probabilidad de enfrentar el deterioro cognitivo de quienes ingerían gran cantidad de grasa, comparado con los que menos consumían, era 42 % menor, y el riesgo de aquellos que ingerían la mayor cantidad de proteína era 21 % menor.

Cuando se tomó en cuenta la ingesta total de grasa y proteína, las personas que mayor cantidad de carbohidratos ingerían tenían una probabilidad 3,6 veces mayor de desarrollar el deterioro cognitivo leve.

“Ingerir mucha cantidad de carbohidratos puede ser malo para una persona, porque los carbohidratos repercuten sobre el metabolismo de la glucosa e insulina”, explica Roberts.

“La glucosa provee energía al cerebro, y por ello es bueno ingerir azúcar en cantidad moderada. Sin embargo, ingerir gran cantidad de azúcares puede, en realidad, impedir que el cerebro use la glucosa, similar a lo que ocurre con la diabetes tipo 2”.