El consumo de alcohol causa cáncer?

Según estudios de investigación, hay un fuerte consenso científico respecto a beber alcohol y varios tipos de cáncer. En su Informe sobre Carcinógenos, el Programa Nacional de Toxicología del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos incluye en la lista el consumo de bebidas alcohólicas como conocido carcinógeno humano.

La comprobación de la investigación indica que en cuanto más alcohol bebe una persona, en especial, en cuanto más alcohol bebe una persona regularmente con el tiempo, mayor será su riesgo de presentar un cáncer asociado con el alcohol.

Han surgido patrones evidentes entre el consumo de alcohol y el padecimiento de los siguientes tipos de cáncer:

Cánceres de cabeza y cuello: El consumo de alcohol es un factor principal de riesgo de algunos cánceres de cabeza y cuello.

Cáncer de esófago: se ha descubierto que las personas que heredan una deficiencia en una enzima que procesa el alcohol tienen riesgos substancialmente mayores de carcinoma de células escamosas de esófago asociado con el alcohol.

Cáncer de hígado: (carcinoma hepatocelular) y su causa principal.

Cáncer de seno: El riesgo de cáncer de seno fue mayor en todos los niveles de consumo de alcohol

Cáncer colorrectal: El consumo de alcohol está asociado con un riesgo modestamente mayor de cánceres de colon y de recto.

¿Cómo aumenta el alcohol el riesgo de cáncer?

Los investigadores han identificado numerosas formas por las que el alcohol podría aumentar el riesgo de cáncer:

El metabolismo (descomposición) del etanol de las bebidas alcohólicas en acetaldehído, el cual es una sustancia química tóxica y probablemente carcinógeno humano; el acetaldehído puede dañar tanto el ADN (el material genético que compone los genes) como las proteínas.

La generación de especies de oxígeno reactivo (moléculas químicamente reactivas que contienen oxígeno), las cuales pueden dañar el ADN, las proteínas y lípidos (grasas) por un proceso que se llama oxidación.

El deterioro de la capacidad del cuerpo para disolver y absorber una variedad de nutrientes que pueden estar asociados con el riesgo del cáncer, incluso la vitamina A; nutrientes del complejo B, como el folato; vitamina C; vitamina D; vitamina E; y carotenoides.

Las concentraciones crecientes de estrógeno en la sangre; el estrógeno es una hormonasexual que está relacionada con el riesgo de cáncer de seno.

Las bebidas alcohólicas pueden contener también una variedad de contaminantes cancerígenos que se introducen durante la fermentación y la producción, como son las nitrosaminas, fibras de asbesto, fenoles e hidrocarburos.

¿Puede el beber vino tinto ayudar a prevenir el cáncer?

Investigadores llevaron a cabo estudios en los que se usaron proteínas purificadas, células humanas y animales de laboratorio han encontrado que ciertas sustancias en el vino tinto, como el resveratrol, tienen propiedades contra el cáncer. Las uvas, las frambuesas, los cacahuates y algunas otras plantas contienen también resveratrol. Sin embargo, estudios clínicos en humanos no han proporcionado una prueba de que el resveratrol es efectivo para prevenir o tratar el cáncer . Pocos estudios epidemiológicos han estudiado específicamente la asociación entre el consumo de vino tinto y el riesgo de cáncer en humanos.

¿Qué sucede al riesgo de cáncer después de que una persona deja de beber alcohol?

En general, estos estudios han encontrado que el cese del consumo de alcohol no está asociado con una reducción inmediata del riesgo de cáncer; en cambio, puede llevarse años para que los riesgos de cáncer regresen a los que tienen quienes nunca bebieron. En varios estudios, se encontró también que el riesgo de cáncer de esófago disminuyó lentamente con el paso del tiempo desde que se había dejado de beber alcohol.

Imagen de Dra. Carla Valeria Loayza R.

Dra. Carla Valeria Loayza R. (Médico General)