Medicina tradicional y sus usos sobre la diabetes mellitus tipo II

Generalidades de la Diabetes Mellitus II:

La diabetes mellitus tipo 2 es la clase de diabetes más común en nuestro medio, se caracteriza por presentar niveles elevados de glucosa en sangre en varias oportunidades.

Causas:

La diabetes es causada por una disfunción en la producción de insulina. La insulina es necesaria para mover el azúcar en la sangre (glucosa) hasta las células, donde ésta se almacena y se usa posteriormente como fuente de energía. En la diabetes tipo 2, la grasa, el hígado y las células musculares normalmente no responden a la insulina, es lo q llamamos resistencia a la insulina.

Como resultado, el azúcar de la sangre no entra en las células para ser utilizado como fuente de energía que es como debería funcionar correctamente. Entonces cuando el azúcar no entra a la célula se acumulan niveles altos de glucosa en la sangre a lo cual denominamos HIPERGLUCEMIA.

Generalmente la diabetes II va desarrollándose lentamente. La mayoría de las personas con esta enfermedad tienen algún grado de sobrepeso en el momento del diagnóstico. El aumento de la grasa dificulta al cuerpo el uso de la insulina de manera correcta. La diabetes tipo 2 puede presentarse también en personas delgadas y es más común en los ancianos.

Los antecedentes familiares y los genes juegan un papel importante en la diabetes tipo 2. Un bajo nivel de actividad física, una dieta inadecuada y el peso corporal excesivo (especialmente alrededor de la cintura) aumentan considerablemente el riesgo.

Síntomas:

Con frecuencia, no hay síntoma alguno al principio y es posible que no los presenten durante muchos años.

Los síntomas iniciales de la diabetes:

Infecciones de vías urinarias , la piel u otras infecciones que son más frecuentes o sanan lentamente: Fatiga, hambre, aumento de la sed (Polidipsia) y aumento de la micción (Polaquiuria)

Uno de los síntomas también puede ser:

Visión borrosa, disfunción eréctil y dolor o entumecimiento en los pies o las manos

Pruebas y exámenes:

El médico puede sospechar que usted tiene diabetes si su azúcar en la sangre es superior a 110-126 mg/dL en mas de dos oportunidades. Para confirmar el diagnóstico, se deben hacer uno o más exámenes:

Se recomienda realizar examen de glucemia a los siguientes tipos de personas : Niños obesos que tengan factores de riesgo, comenzando a la edad de 10 años y repitiendo cada dos años.

Adultos con sobrepeso (IMC superior a 25) que tengan factores de riesgo ya indicados. Adultos de más de 45 años cada tres años.

Es recomendable que el medico realice los siguientes estudios complementarios: Revisar la presión arterial al menos cada año (la presión arterial ideal debe ser de 140/90 mm/Hg o más baja).

Realizar control de la hemoglobina A1c (HbA1c) cada 6 meses si la diabetes está bien controlada; de lo contrario, cada 3 meses.

Hacerse revisar los niveles de colesterol y triglicéridos anualmente (procure lograr niveles de colesterol por debajo de 70-100 mg/dL).

Hacerse exámenes anuales para verificar que los riñones estén trabajando bien (microalbuminuria y creatinina en suero).

Visitar al oftalmólogo al menos una vez al año o con mayor frecuencia si tiene signos de retinopatía diabética.

Auto examen de glucosa en sangre:

El autoexamen consiste en revisar uno mismo la glucemia en el hogar. Realizar un buen control diario, registrando los valores para saber si se esta haciendo un buen control de la diabetes, dicho control se realiza con un aparato llamado GLUCOMETRO (que se lo puede adquirir en tiendas de insumos médicos) este, realiza la medición de la glucemia, con tan solo una gota de sangre extraída de un dedo con la ayuda de pequeñas agujas llamadas lancetas. Es necesario realizar este control una a dos veces al día dependiendo el criterio del médico.

El objetivo de dichas mediciones nos indica si la medicación es la correcta para su organismo o si es necesario realizar ajustes en las dosis, alimentación, grado de estrés y actividad física.

RECOMENDACIONES Y MEDICINA TRADICIONAL PARA LA DIABETES MELLITUS TIPO 2:

Acudir al médico especialista si es que usted ha presentado los síntomas mencionados anteriormente, para así, realizar estudios de diagnostico y poder administrar el tratamiento médico adecuado . A continuación le damos recomendaciones de algunos productos naturales que ayudan a reducir la glucosa en sangre.

Quinoa:

Además de sus variadas características y usos se la recomienda para la prevención de diabetes mellitus tipo 2(no insulinodependiente): La quínua y otros granos enteros disminuyen substancialmente el riesgo de diabetes tipo 2. Son fuente rica del magnesio, un mineral que actúa como cofactor para más de 300 enzimas, incluyendo las enzimas implicadas en la secreción de la glucosa y de la insulina. Este tipo de granos ofrece ventajas especiales al promover el control del azúcar en sangre.

Yogurt:

Las personas que buscan evitar la diabetes tipo 2 quizá deban aumentar la cantidad de yogur que comen, sugiere un nuevo estudio británico.

La investigación indica, según un reporte de HealthDay News, que un consumo elevado de yogur puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en un 28 por ciento.

Frejoles:

Los frejoles y otras legumbres como las lentejas y las alverjas no destacan solo por su gran valor nutricional. Según un reciente estudio, estos además son perfectos aliados para combatir la diabetes, y además disminuyen el riesgo de padecer alguna enfermedad coronaria en los pacientes que poseen la mencionada enfermedad.

Según la investigación, publicada en la revista Archives of Internal Medicine, cuantas más legumbres coman los pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2, más controlados estarán sus niveles de glucemia (medida que determina la concentración de glucosa libre en la sangre).

Dieta Mediterranea:

Un nuevo estudio sugiere que mantener una dieta mediterránea rica en aceite de oliva extra virgen podría reducir el riesgo de diabetes en personas con alto riesgo de enfermedad cardiaca.

La dieta mediterránea se basa en los hábitos alimenticios y el estilo de vida saludable de las personas que vivían en el sur de Italia, la isla griega de Creta y otras zonas de Grecia a principios de los 1960. La dieta es rica en fibra saludable para el corazón y en nutrientes que incluyen los ácidos grasos omega-3 y los antioxidantes. La dieta generalmente incluye: frutas, verduras y grasas insaturadas “buenas”, en particular el aceite de oliva. El aceite de oliva se ha asociado con beneficios como la presión arterial más baja y un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

El chuño y la tunta son beneficiosos para la diabetes tipo II:

El chuño y la tunta, por su alto porcentaje de almidón lento en la digestión, son los mejores alimentos para las personas diabéticas, según una investigación conjunta de la Universidad Mayor de San Andrés y la empresa sueca Aventures AB.

Uso de la Canela en la diabetes:

La canela es una planta aromática milenaria que a lo largo de la historia ha sido utilizada con diferentes fines medicinales. En particular, de los distintos tipos de canela que existen, se considera que la variedad conocida como “canela cassia” es la que contiene propiedades curativas.

En la medicina tradicional, la canela se ha utilizado para los trastornos digestivos como la indigestión, los gases y la distensión abdominal, las molestias de estómago , la diarrea y la DIABETES. Sin embargo, mientras algunas investigaciones iniciales han indicado un posible beneficio, se requiere evidencia clínica adicional que apoye el uso de la canela para cualquier indicación humana.

Propiedades de la Berejena:

La berenjena es un alimento con propiedades desintoxicantes. Por un lado, ayuda al organismo a eliminar toxinas mediante una suave acción diurética producida por su elevado contenido en potasio. aubergineAsí, la berenjena sirve para paliar los edemas y para controlar la tensión arterial en personas hipertensas. Por otro lado, la berenjena es un alimento laxante, ideal para reeducar un intestino perezoso.

Las propiedades medicinales de la berenjena más interesantes son, posiblemente, las relacionadas con su poder hipoglucemiante. El consumo regular de berenjena rebaja los niveles de glucosa en sangre, algo muy interesante para quienes padecen diabetes tipo II.

Además la berenjena rebaja los niveles de colesterol en sangre, reduciendo así el riesgo de infarto de miocardio y previniendo la arterioesclerosis. Diversos estudios parecen avalar los beneficios de la berenjena como preventivo del cáncer de estómago, al inhibir el crecimiento de las células tumorales en este órgano.

PRECAUCIONES EN EL CONSUMO DE LAS BERENJENAS

La berenjena no debe consumirse cruda, pues posee un tóxico que se destruye con el calor. Además, en crudo puede resultar irritante para estómagos delicados. No deben consumirla en exceso las personas con la curva de glucosa invertida.

Entre otros productos naturales q ayudan a disminuir la glucosa en sangre tenemos: Tarwi

Diente de Leon

Achicoria

Alfa alfa

Bibliografia;

Papadakis

Imagen de Dra. Carla Valeria Loayza R.

Dra. Carla Valeria Loayza R. (Médico General)