La música indígena como sanidad de los quechuas en Bolivia

20150309_165543.jpg

La música forma parte trascendental de la cosmovisión de los pueblos, está articulada a la vivencia diaria, sonidos como la lluvia, canto de un pájaro, el viento recio, una gota y otros, conforman en el mundo andino el “Uywanakuna” que es la forma de vivir bien con la música y medicina, dos estratos indivisibles. La cosmovisión quechua sostiene que no es ideología, es una expresión y forma de relacionamiento de la “pacha”, entendemos el mismo como tiempo y espacio en un territorio.

Jorge Zambrana (etnomúsico quechua boliviano), explica la existencia de los tres ayllus: humanos, naturaleza/sallqa, y deidades y su íntima relación a través de la música, así como esta relación de los ayllus es muy fuerte, esta relación es la misma entre los instrumentos musicales, que buscan la interdependencia, la reciprocidad y complementariedad, a través de las melodías como por ejemplo los sikus (zampoñas), con la quena, el bombo u otros construyen una armonía y equilibrio, ¡ ¡ ¡una melodía ¡¡¡¡, esta melodía sana las enfermedades. Concluimos que la música establece una relación de diálogo de reciprocidad con los otros seres, recrea la frustración, tristeza, alegría, expresa los estados emocionales, cuya expresión se refleja en los calendarios festivos, calendarios rituales (Q’was, Ch’allas), rituales para el equilibrio y armonía y festejos para ir en camino del Vivir Bien, estos presentes en diferentes pueblos y comunidades de zonas quechuas de Bolivia.