útero

La adenomiosis

adenomyosis.jpgAdenomiosis ocurre cuando el tejido endometrial, que normalmente recubre el útero, existe dentro y crece en la pared muscular del útero. Esto sucede más a menudo al final de sus años fértiles después de tener hijos.

La adenomiosis es diferente de la endometriosis – una condición en la cual el revestimiento del útero, se implanta fuera del útero – aunque las mujeres con adenomiosis a menudo también tienen endometriosis.

Salpingitis, inflamación que puede provocar obstrucción en las trompas de Falopio

Según la ginecóloga Paula Silva, la salpingitis es una inflamación de las trompas de Falopio, que son estructuras a ambos lados del útero y generan dolor en la mujer,debido a la distención en las paredes de la trompa que tienen un diámetro de dos a tres milímetros, pero cuando comienzan a distenderse llegan a crecer hasta los dos centímetros de diámetro.

Se vuelve cada vez más resistente: ¡qué la gonorrea no te sorprenda!

por Doctora Aliza • 13 de septiembre de 2012

Publicado en: Salud Sexual

gonorrea_0.jpgLas autoridades sanitarias de Estados Unidos lanzaron nuevas recomendaciones para el tratamiento de la gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual que se ha vuelto resistente a la mayoría de las medicinas que podían combatirla. Por eso es importante que te informes bien sobre este tema y aprendas a prevenir el contagio de la gonorrea.

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae, que puede contagiarse de una persona a otra durante la actividad sexual (ya sea durante las relaciones sexuales vaginales, orales o anales) y causa infecciones en la cérvix (el cuello del útero o matriz), la vagina y la uretra (tubo de la orina), entre otras.

Si las infecciones que causa la gonorrea no se tratan, pueden extenderse hacia otras partes del cuerpo y generar complicaciones más graves. En el caso de los hombres, por ejemplo, puede causar una inflamación en la próstata (prostatitis) o en los testículos (orquiepididimitis), mientras que en las mujeres puede provocar la llamada enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

Distribuir contenido