autismo

Vía las neuronas forro, nuestro instinto es un cuerpo neurológico

Se hacen los nudos en la cabeza y de repente, tienen al intestino valle o un baile de vientre: producir bilis, mantener algo en el estómago, no digiere. Estas frases populares en garantía, el vínculo entre algunas de nuestras emociones y Estados mentales (miedo, ansiedad, estrés, depresión, etc.) y nuestro apetito o digestiones nada descubrimiento duna.

Un Deuximè Cerveuau, Dans Le Ventre

Escrito por:

Souligne Michel Neunlist. Directora de la unidad inserm de Neuro-gastro-Enterològico, del instituto de enfermedades del aparato digestivo (IMAD) de CHU de Nantes.

Jean Fioramonti. Neuro-Gastro-Enterològica. Notre intestin et notre cerveau dialoguent par voie nerveuse et sanguine.

Mieux: les índices faisant de notre ventre rien de moins quùn deuxième cerveau sàccunulent. Des donnèes que les chercheurs.

VIA LES NEURONES QUI LE TAPISSENT, NOTRE INTESTIN EST UN VÈRITABLE ORGANE NEUROLOGIQUE.

Se faire des noeuds dans la tète et, du coup, avoir l´intestin nouè ou une boule au ventre: se faire de la bile, garder quelque chose sur l´estomac, ne pas le digèrer… ces expressions populaires en tèmoignent: le lien entre certaines de nos èmotions et ètats mentaux (peur,anxiètè, stress, dèpression, etc) et notre appètit ou digestión nà rien d´une dècouverte. En revanche, les scientifiques se sont apercus que si notre cerveaux envoi des signaux à notre ventre, l’ inverse est ègalement vrai: notre microbiote intestional (anciennement dènommè flore intestinale) (1) et les nutriments peuvent, eux aussi, impacter notre cerveau. Plusieurs ètudes chez l´animal ont ainsi mis en lumière une communication intestin-cerveau à doublé sens.

Autismo, trastorno que afecta más a niños

La Paz, octubre 19 (GAIA Noticias)

autismo.jpgLa psicopedagoga Lizeth Aruquipa del centro de orientación infantil Mario Parma, informó que el autismo es un trastorno que generalmente es cuatro veces más frecuente en niños que en las niñas, sus causas aún son desconocidas.

El autismo se relaciona por la falta de conexión, atención, amor por parte de la madre en sus primeros años, otras indican que puede ser provocado por vacunas.

Explicó que este trastorno se advierte a partir de los 2 a 3 años, tiene cuatro tipos con diferentes características, las que más se advierten van relacionada con la capacidad de comunicarse y relacionarse, la falta de habla remplazada por gritos y gestos, la falta de relación con personas y niños de su misma edad, muchas veces estos se pueden comportar de forma agresiva.

“El habla muchas veces no se presenta por el tipo de caso y cuando existe es por frases o palabras sueltas”.

También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

Los niños con autismo no miran fijamente a los ojos cuando les habla, tienden a aferrarse a objetos.

Según la enciclopedia medline plus, es posible que tengan que alinear sus lápices antes de poder prestar atención, o decir la misma frase una y otra vez para calmarse. Pueden agitar los brazos para indicarle que están contentos, o hacerse daño para mostrarle que no lo están. Algunas personas autistas nunca aprenden a hablar.

Distribuir contenido