Mayo Clinic

Mitos y verdades sobre el estreñimiento

Fuente:http://www.vidaysalud.com/daily/medicina-al-dia-mayo-clinic/mitos-y-verdades-sobre-el-estrenimiento/

por Mayo Clinic • 30 de junio de 2011

Publicado en: Medicina al Día

estrenimiento.jpgSi bien a veces la solución es simple, por ejemplo usar durante poco tiempo laxantes o comer más fibra, en ocasiones, encontrar alivio para el estreñimiento puede ser más difícil. Para la mayoría de personas adultas, el estreñimiento constituye un problema crónico que necesita un plan de tratamiento personalizado.

La Mayo Clinic Health Letter aclara mitos y verdades sobre el problema de salud que, en algún momento, afecta prácticamente a todo el mundo: el estreñimiento.

Mito: el hecho de no defecar a diario indica que existe estreñimiento.

Verdad: el estreñimiento se define con mayor exactitud como el defecar con poca frecuencia o tener dificultad para evacuar las heces. La frecuencia normal con la que los adultos pueden defecar varía de tres veces diarias a tres por semana.

Mito: el estreñimiento ocasiona que el cuerpo absorba toxinas de las heces.

Verdad: eso es falso. Debido a esta creencia, mucha gente toma laxantes innecesariamente si no defeca a diario, mientras que otros intentan limpiar el colon para sacar las supuestas toxinas. Sin embargo, estas prácticas no sirven y podrían ser peligrosas.

Mito: el estreñimiento es producto de una mala alimentación.

Verdad: a pesar de que ingerir una alimentación con bajo contenido de fibra podría contribuir al estreñimiento, el de tipo crónico generalmente involucra otros factores. El estreñimiento puede ser consecuencia de otra enfermedad o el efecto secundario de algún medicamento o suplemento. En las mujeres, el estreñimiento podría ocasionar disfunción del piso pélvico, o sea la falta de coordinación de la compleja actividad muscular que permite que ocurra la defecación. Esta afección es más común entre quienes se han sometido a cirugía del recto o ano y/o han tenido partos vaginales.

Las personas de peso normal pero barriga abultada corren el mayor riesgo de muerte

por Mayo Clinic • 25 de octubre de 2012

Publicado en: Medicina al Día, Vida Saludable

barriga_0.jpgLas personas de peso normal, pero con grasa concentrada en la barriga, corren mayor peligro de fallecer que los obesos, dice una investigación de Mayo Clinic presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Munich. El análisis descubrió que en las personas estudiadas que tenían un índice de masa corporal normal, pero también obesidad central (o sea una proporción alta entre la cintura y la cadera), era mayor tanto el riesgo de muerte por motivos cardiovasculares como el debido a otras causas.

“Se sabía por investigaciones anteriores que la obesidad central no era buena, pero la novedad del presente estudio es la importancia de la distribución de la grasa, incluso entre las personas de peso normal”, comenta el autor principal, Dr. Francisco López-Jiménez, cardiólogo de Mayo Clinic en Rochester. “Este grupo tiene la tasa de muerte más alta, incluso mayor a la de quienes se consideran obesos según el índice de masa corporal (IMC). Desde la perspectiva de la salud pública, se trata de un descubrimiento importante”.

El estudio incluyó a 12.785 personas de 18 años o más y pertenecientes a la Tercera Encuesta Nacional para Examinar la Salud y la Nutrición, que constituye una muestra representativa de la población de Estados Unidos. La encuesta registró las medidas corporales de estatura, peso, circunferencia de la cintura y cadera, además del estrato socioeconómico, las comorbilidades, las mediciones fisiológicas y los resultados de los análisis de laboratorio. Los valores basales se cotejaron con el Índice Nacional de Muerte para evaluar los fallecimientos durante el seguimiento.

Los casos de estudio se dividieron en tres categorías según el índice de masa corporal (normales: 18,5 a 24,9 kg/m2; gordos: 25,0 a 29,9 kg/m2; y obesos: más de 30 kg/m2), y en dos categorías según la proporción entre la cintura y la cadera (normal: menos de 0,85 para las mujeres; y menos de 0,90 para los hombres; alto: igual o más de 0,85 para las mujeres; e igual o más de 0,90 para los hombres). El análisis se realizó ajustando la edad, sexo, raza, tabaquismo, hipertensión, diabetes, dislipidemia y valor basal del índice de masa corporal. Las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica o cáncer fueron excluidas del estudio.

Distribuir contenido