Medicina Tradicional Inherente en la Cotidianidad Boliviana

foto_reducida.jpgLo cotidiano en Bolivia está imbuido de usos y costumbres,han sido transmitidos de generación en generación,hacen a nuestras vivencias y forman parte de las tradiciones, por ello la medicina tradicional es inherente y se incrusta en la colectividad boliviana, es un hábito que pervive en tiempo y espacio, lejos de desvanecerse se robustece y refleja la identidad cultural boliviana.

En ese indagar sobre las bondades de la medicina tradicional, suman los testimonios en favor de la medicina de nuestros ancestros, y son fuente fidedigna que la medicina tradicional sigue su curso, y ha traspasado los estratos sociales por su adhesión a la realidad boliviana.

La directora del Instituto Superior Tecnológico Agroindustrial de Monteagudo, Yolanda Paniagua Montiel es un testimonio más de certidumbre, credibilidad y sostenibilidad de la medicina tradicional, Yolanda nos cuenta… “desde muy pequeña yo he conocido la medicina tradicional y lo he vivido, porque yo soy de una comunidad del área rural de Monteagudo, entonces cuando me dolía la muela yo siempre recurría a hierbitas, o tenía el dolor de la garganta a la coca, en el campo no hay el paracetamol, no hay el dioxadol, y hay que tomar lo que el papá o la mamá nos dá, y con seguridad ellos también han aprendido de los abuelos”.

Otro de los argumentos que resalta en el relato de Yolanda sobre la medicina tradicional es su credibilidad y su apego a la medicina de sus ancestros, además del vasto conocimiento que implica la medicina tradicional… “la medicina tradicional es bastante amplia porque no solo es la medicina sino también son los médicos tradicionales, los médicos del campo, como nos curan, como muchas veces nos sanan, yo soy bien creyente en la medicina tradicional, desde muy pequeña yo he consumido, y ahora cuando se enferma mi hijo sigo recurriendo a la wira wira, al eucalipto yo practico la medicina tradicional”.

Escuchar el testimonio de Yolanda y su apreciación de la medicina tradicional, nos hace repensar la concepción y percepción de la medicina tradicional, es un argumento valiosísimo para sostener que la medicina tradicional no solo involucra a la salud, su difusión y transmisión esta cimentada en la educación, en la enseñanza que los padres transmiten a sus hijos, y se adhiere a la crianza de los hijos, acompaña al crecimiento y desarrollo del ser humano.

Es un conocimiento innato, un mecanismo de defensa que el hombre ha adquirido de la naturaleza y sus antecesores para hacer frente a las enfermedades y garantizar la sobrevivencia de la especie humana desde tiempos remotos, la medicina tradicional pese a los años y a las transformaciones sociales que la circundan, no se ha deformado en su esencia, mantiene su complementariedad con la naturaleza, y se asienta en el saber empírico de la sociedad, su práctica artesanal convive en la cotidianidad boliviana,sin diferenciación de clases sociales ni ideologías.

Fuente:PRODECO